El filosofo y psiquiatra chileno Claudio Naranjo dice:

Nadie puede pasar por un proceso de aprendizaje si está roto o cojo en términos emocionales.

No estoy de acuerdo. Imagina un periodo de aprendizaje en el que el individuo pasa de un estadio de la conciencia a otro, y que en ese paso, se realizan ajustes que cambian el yo profundo y su percepción. Imaginemos por tanto un aprendizaje basado en que el individuo ora sufre, ora aprende a dejar de sufrir. La idea de Naranjo sobre la rotura emocional sería limitar el cambio cognitivo. No permite espacios dinámicos ya que anclan al individuo en un estadio inmóvil de la conciencia; estoy mal, me siento mal, y por tanto, obstruyo toda acepción de mí mismo que se aleje de este significado. Si la terapia es un proceso de aprendizaje, y la terapia se inicia con rotura emocional, ¿cómo una persona es capaz de salir de su propio estado emocional?

Si este fenómeno mental se produce cada vez que nos enfrentamos a revolver cuestiones emocionales, podríamos entrar en un bucle donde el individuo débil emocionalmente no podrá, a través de terapias basadas en el aprendizaje conductual, salir del estado emocional y acercarse a otros estados que le permitan dar el salto cognitivo de contemplarse así mismo desde el otro lado.

Quiero pensar que esto no es así, que el aprendizaje puede suceder con y sin rotura emocional, con y sin estadios sanos de la conciencia, con y sin capacidad de que los árboles dejen ver el bosque.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s